Publicidad


Publicidad

Trasfondo del insólito proyecto de ley de 14 congresistas para declarar el fútbol como patrimonio cultural

Pese a que la mayoria de departamentos son pobres, no tienen servicios públicos, vivienda ni vías, parlamentarios radicaron la iniciativa que la Unesco y países como Inglaterra, donde nació el balompié, Alemania o Brasil no han contemplado.

Radicado Proyecto de Ley que busca declarar como patrimonio cultural e inmaterial, el fútbol colombiano

Cámara de Representantes

Por Agencia Periodismo Investigativo | Mié, 08/09/2021 - 11:22

El espacio cultural de Palenque de San Basilio, en Cartagena, es el único sobreviviente de las fortalezas construidas por los esclavos en el siglo XVII, rituales espirituales con manifestaciones culturales como el son palenquero y el bullerengue sentado.

El Carnaval de Barranquilla, las procesiones de Semana Santa en Popayán, el Carnaval de Negros y Blancos en Pasto, el Sistema de Solución de Palabrero en los wayú, Los Chamanes Jaguares de Yuruparí, la fiesta de San Francisco de Asís en Quibdó, la música de marimba y los cantos tradicionales del Pacifico colombiano y el vallenato, entre otras manifestaciones artísticas con un trasfondo espiritual. Estas expresiones y saberes, constituyen una parte del Patrimonio Cultural e Inmaterial, un regalo de Colombia para el mundo.

No obstante,  un grupo de 14 congresistas, encabezado por el representante a la Cámara por Antioquia, Juan Diego Echavarría pretende que se equiparen a estas expresiones culturales, las gambetas, los túneles, las chilenas y la marcación por zonas, es decir, el deporte, rey el fútbol, como Patrimonio Cultural e Inmaterial de Colombia.

“En cualquier parte del territorio colombiano hay una cancha de fútbol en cualquier parte del territorio colombiano hay niños corriendo detrás de una pelota, en cualquier escuela de este país se practica la actividad futbolistica por ende pretendemos elevarlo a rango de patrimonio cultural e inmaterial, asi mismo buscamos que los gobiernos nacionales, departamentales y municipales inyecten recursos importantes en alianzas público privadas que permitan la organización de los diferentes torneos y de los diferentes campeonatos”, aseguró Juan Diego Echavarría, representante a la Cámara por el departamento de Antioquia, en declaraciones al programa Primer Toque de Win Sports.

Según Echavarria se buscan recursos para coadyudar a la Federación Colombiana de Fútbol a implementar el sistema de ascensos y descensos en el torneo de fútbol profesional colombiano y que el balompié sea un derecho para más de 18.000 personas que practican ese deporte.

Los otros congresistas que presentaron la iniciativa son Jairo Cristancho de Casanare, Henry Correal de Vaupés, Faber Muñoz del Cauca, Jhon Murillo de los afro, Angela Sánchez de Bogotá, María Cristina Soto de La Guajira, Jorge Gómez de Antioquia, Carlos Acosta de Bogotá, Jairo Cala de Santander, José Luis Correa de Caldas, Juan Carlos Reinales de Risaralda, Jorge Benedetti de Bolívar y la presidente de la Cámara, Jennifer Arias del departamento del Meta. 

En contraste, un analista político consultado que pidió su anonimato consideró que le parece coincidente que en momentos previos a una nueva campaña al Congreso, los parlamentarios presenten ese proyecto que, “les da visibilidad e implica recursos públicos para manejar en las regiones a través del fútbol”.

PL
Primera página del Proyecto de Ley, presentado por los 14 congresistas, que busca declarar el fútbol como patrimonio cultural.

 

Una iniciativa que tiene con los pelos de punta a indígenas, afrocolombianos y  palenqueros, pues consideran una afrenta que se equipare la lucha milenaria de los pueblos por no extinguirse, por trascender más allá de las generaciones, las industrias, el tiempo y la esclavitud, con un deporte que es de práctica global.

Y es que Colombia es uno de los países de mayor sobreproducción legislativa, con muchas leyes  anacrónicas, obsoletas e ineficaces.

Entre 1886 y 2016 se promulgaron 16.304 normas con fuerza de ley. Una estadística más reciente, arrojó una cifra alarmante, entre julio de 2019 y junio de 2020 se aprobaron 69 nuevas normas en el Congreso, entre ellas, cinco reformas constitucionales. En resumen, cada cinco días se aprueba una nueva ley en un país en donde uno de los grandes problemas es la justicia.

Al respecto, el abogado Santiago Trespalacios manifestó que: ”lo primero es la critica de siempre, al fetichismo normativo que caracteriza nuestro Estado. Creemos que consignar las cosas en las leyes es importante, trascendental y queremos que todo lo que observamos en la realidad se refleje también en las leyes y por ello abundan normas que declaran una y otra cosa. La declaración del futbol como patrimonio cultural de nuestra nación y además la intervención del Estado en esta actividad debe tener en cuenta varios criterios que este proyecto de ley desconoce,(…) en sintesis, este proyecto poco aporta, es una adenda más a la abundancia normativa que tiene nuestro Estado y lo consideramos innecesario e incluso antitécnico”.

Es de recordar que otras leyes insólitas, se quedaron en proyectos; como el que intentó unificar la forma de cantar el himno nacional, heredar las armas de padre a hijo, imponer una multa de ocho millones de pesos a los infieles, el día de la biblia, una ley para regular las parodias, prohibir los nombres feos y hasta viajar sin visa.

Trespalacios
Santiago Trespalacios, abogado y docente universitario


Ahora llegó el turno al balompie, oficializado en Inglaterra en 1863,  con la fundación de la Asociación Inglesa del Fútbol. Su origen se remonta a las islas británicas en la Edad Media, pero gracias al grupo de congresistas, pretende que por ley sea reconocido como patrimonio cultural e inmaterial de los colombianos. Es decir, que de ser aprobado, el Ministerio de Cultura deberá incluir en la lista de patrimonio y en el Banco de Proyectos, al fútbol colombiano.

Uno de los argumentos de estos congresistas preocupados, es que el fútbol es una actividad más antigua que el cine y el automóvil y hoy es la actividad más popular en el mundo. También señalan que la ley 393 en su artículo 11 establece unas características, que según ellos, se pueden aplicar al fútbol, dicen que por sus rasgos distintivos, espirituales, materiales, inmateríales y emocionales pueden ser constitutivos de la cultura colombiana.

Adicionalmente, que el fútbol nacional es representativo de los símbolos patrios por el uniforme que lo caracteriza. Además el proyecto implica el giro de dineros públicos y en alianzas a nivel nacional, departamental y municipal.

Un proyecto de ley que fue rechazada por la dirigencia del fútbol profesional en Colombia. César Guzmán, presidente y propietario del club Patriotas de Boyacá expresó: “ si es un proyecto presentado pues lo unico que habría que decir de ello, es que el padre de la patria Echavarría no tiene ni la menor idea de lo que es el futbol en el mundo, de lo que es la industria del fútbol en Colombia y en todas las naciones. Pretender que el Estado intervenga o que el Estado tome decisiones sobre la estructura del fútbol, su financiación, sus proyectos, sobre los temas de ascenso y descenso, los temas de profesionalización o no del fútbol, cuando menos resulta irrespetuoso con toda la estructura que ha venido desarrollando en la historia del mundo la Fifa, sus confederaciones y las federaciones nacionales, la verdad es lamentable que padres de la patria tengan esa creatividad”.

PL
El proyecto de ley busca recursos para el fútbol y se cuestiona por su presentación poco meses antes de la campaña política a Cámara y Senado. Foto tomada de Dimayor.


De hecho, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco, Gestada en 1942 durante la Segunda Guerra Mundial y fundada oficialmente tres años después, para salvaguardar el patrimonio cultural de la humanidad, define el patrimonio cultural o patrimonio cultural intangible  como el “conjunto de creaciones basadas en la tradición de una comunidad cultural expresada por un grupo”.

Y es importante su preservación porque puede ser vulnerable a las fuerzas de globalización, la transformación social y la intolerancia. En este contexto,  ni siquiera paises como el Reino Unido o Brasil  incorporaron esta actividad deportiva en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. En efecto, el Cirio de Nazareth, el Capoeira, la Samba de Roda son las expresiones que los representan. 

El fútbol es global, es terrenal, es pasión y emoción, es disciplina y competencia; pero por estos días parece ser el centro de atención de los políticos colombianos que parecen más interesados en el pitazo inicial que en hacer leyes de impacto real para un país cada día más hundido en la pobreza.

También le puede interesar

 

 

 

 

 

 

Escríbanos