Publicidad


Publicidad

Boda de un penalista

El abogado penalista Francisco Bernate Ochoa contrajo nupcias con Luz Mercedes Cevallos Sánchez el pasado viernes 12 de agosto.

ABOGADO PENALISTA
Por Agencia Periodismo Investigativo | Sáb, 20/08/2022 - 17:35 Créditos: Suministrada

El pasado viernes 12 de agosto contrajo nupcias el destacado abogado penalista Francisco Bernate Ochoa con Luz Mercedes Cevallos Sánchez. Una ceremonia se llevó a cabo en la iglesia de Santodomingo en Cartagena.

Se trató de un evento que concitó además de familiares y amigos a varias destacadas personalidades del mundo jurídico y académicos del país. Bernate Ochoa es profesor universitario y director de la especialización de derecho penal de la Universidad de El Rosario. Así mismo, se desempeña como el presidente del Colegio de Abogados Penalistas de Colombia y además es líder de opinión.

En su trabajo profesional es reconocido por asumir la defensa de procesados en varios de los casos de mayor connotación en el país. El jurista es hijo de Victoria Ocho y Ricardo Bernate Cuervo.

Su pareja es abogada, auditora forense, profesora universitaria y gerente de servicios forenses de la firma C&H Consultores, compañía experta en investigación de fraude y corrupción. Es hija de Luz María Sánchez Holguin y Segundo Arturo Cevallos Andrade.

Tras la solemne celebración católica los novios ofrecieron una recepción en la Casa Conde de Pestagua en la ciudad amurallada.

La novia impresionó a los asistentes al evento no sólo por su belleza, trayectoria  y finas maneras sino por un hermoso vestido del diseñador Jhon Lecksell. El abogado lució un smoking muy especial en un evento detalladamente organizado por la experta Adriana Cabrales.

Los padrinos fueron el abogado penalista Iván Cancino González y Sandra Gómez presidente de Findeter, así como Jaime Mesa Buitrago y María Isabel Salazar Rojas.

Las nupcias tuvieron como antecedentes que la pareja había planeado la boda para el 8 de agosto de 2020, pero la pandemia impidió que se realizara en esta fecha por lo que se hizo para entonces una ceremonia civil a la que asistieron más de doscientas personas entre familiares y amigos de manera virtual.

Una vez superada la pandemia y autorizada la celebración de eventos, la pareja organizó la nueva boda por el rito católico en medio de una emotiva ceremonia y una recepción con impecable decoración, acompañamiento musical y un exquisito menú.

Fueron más de cien invitados entre los que estaban, además de los padrinos, los reconocidos penalistas, Miguel Maru, Julio Acosta y Rodrigo Parada. Con ellos varios amigos del colegio del abogado Bernate como Juan Carlos Cabrera y Jorge Eduardo Ávila. También asistieron Eduardo Guimaraens y Jenny Fernández.

En medio de la felicidad y regocijo de la pareja, los asistentes a la boda celebraron hasta la madrugada, esta vez lejos de los estrados y el Código Penal.

También le puede interesar: