Publicidad


Publicidad

Diez consejos de infectólogo en pospandemia, el futuro y la realidad de la restringida vacuna Janssen

Experto explica a los ciudadanos que hacer en momentos de baja circulación del virus. Precisa si es necesaria o no cuarta dosis. Detalla situación del biológico de Johnson & Johnson luego que la FDA decidió restringir su aplicación.

Diez consejos de infectólogo en pospandemia, el futuro y la realidad de la restringida vacuna Janssen
Por Agencia Periodismo Investigativo | Mar, 10/05/2022 - 13:31 Créditos: Daniel R. Betancourt

Por: Carlos Pérez, médico infectólogo

1. El fin de la pandemia: es lejano y es la Organización Mundial de la Salud, OMS, con los datos globales la que puede determinarlo. Algunas regiones tendrán una situación de baja circulación viral y alta inmunidad, sumadas a bajos niveles de positividad de las pruebas en la población. Estará en un comportamiento endémico. Lo cual no significa que sea menos letal la enfermedad o que se deba menospreciar la posibilidad de que surjan cepas de mayor virulencia. Es decir que las personas sin inmunidad, ya sea porque no se han vacunado o porque pierden la inmunidad con el tiempo, pueden enfermar incluso muy seriamente.

2. ¿Es necesaria una cuarta dosis? sí. Los estudios han mostrado que la inmunidad que se desarrolla es limitada en el tiempo y aún no se ha determinado cuánto es la duración efectiva. Por eso, se deben hacer más esfuerzos para identificar los niveles de inmunidad y así determinar con precisión el mejor intervalo de dosis.

3. Las dosis adicionales de la vacuna son seguras y existen estudios que han mostrado similares reacciones adversas. No van a deteriorar el sistema inmune y no son contraproducentes para la salud.

4. La inmunosenecencia es un concepto que con el envejecimiento se reduce la inmunidad celular. Esta reducción explica la necesidad de refuerzo de la vacuna para Covid-19 en personas mayores de 50 años. Este grupo poblacional se beneficiará también de vacunas como influenza, tosferina, herpes, zoster, neumococo, entre otras. Es necesario este refuerzo y posiblemente más dosis adicionales, especialmente en edades avanzadas donde la infección por Sars Cov2 puede ser fatal.

5. Existirán más variantes y varios linajes. Es inevitable en la medida en que haya circulación viral. La asimetría mundial de la vacunación y la pérdida de la inmunidad genera los diferentes linajes; por eso y si no logramos que la vacunación sea universal, será imposible la erradicación del virus y será permanente la amenaza de brotes epidémicos o la perpetuación de la pandemia. 

Carlos Perez
Carlos Pérez, médico infectólogo / Suministrado

 

6. Las vacunas deberán evolucionar y ajustarse a la dinámica del virus, vendrá una segunda generación de vacunas y seguramente se harán vacunas que involucran otros virus respiratorios estacionales y harán parte de los esquemas de vacunación de los seres humanos.

7. La semana pasada, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, FDA, limitó el uso de la vacuna de monodosis de Johnson & Johnson (Janssen). Eso significa que la evaluación constante que se hace sobre las vacunas muestra una asociación posible con el evento adverso de incremento de trombosis. Esta asociación puede ser posible con otros biológicos, sin embargo, la FDA, autoridad regulatoria de Estados Unidos, decidió dejarla como opción si no hay disponibilidad de vacunas con plataformas MRNA. Es necesario entender que el riesgo de trombosis por Covid-19 es inmensamente superior que el riesgo por la vacuna. Esta sigue siendo segura y la valoración de riesgo beneficio apoya seguir con esta vacuna y no sacarla del mercado.

8. Los niños y adolescentes se deben vacunar, las vacunas deben ir a los centros educativos y ofrecerla en forma constante. No es solamente decir que el retiro de las mascarillas es el resultado de la cobertura de la vacunación. Aún falta mucho; la vacunación de niños, niñas y adolescentes sigue siendo un reto sin cumplir y si no lo logramos será el principal detonante para que vuelva a emerger la enfermedad.

9. Hemos normalizado el dolor tratando de olvidar dos años de sufrimiento, incertidumbre y muertes. Vivimos con una cruel indiferencia al dolor y la preocupación por sobrevivir nos llevó a vivir este cruel egoísmo. La esperanza que la pandemia nos haría mejores, más fuertes y solidarios quedó solo en buenos propósitos. Ahora vemos la profundización de la desigualdad, la arrogancia del poder transformando discursos en guerras y las ambiciones de poder polarizando la sociedad.

10. Las sonrisas, los abrazos, la alegría y los reencuentros nos hacen sentir que vale la pena. La amistad, el amor y la ciencia son motores para transformar la sociedad y son las pequeñas cosas las que harán las grandes transformaciones sociales. Pero no debemos rendirnos. Sobrevivimos a una pandemia por alguna razón.

También le puede interesar:

 

 

 

 

Escribanos