Pasar al contenido principal

Abuso policial oculto contra los tres hermanos Orozco

Pese a que uno de ellos es discapacitado, también fue víctima de uniformados molestos porque grabaron golpiza. Tras el hecho, las investigaciones no avanzan y claman justicia.

Por Agencia Periodismo Investigativo | Mié, 10/03/2021 - 16:20

Un nuevo caso de abuso ensombrece a la Policía. Cinco días antes de la muerte del estudiante de derecho Javier Ordoñez luego del ataque de varios patrulleros adscritos al CAI de Villaluz, en el CAI Antonia Santos, dos uniformados esposaron y golpearon hasta el cansancio a Luis Fredy Orozco, él contó con mejor suerte que Ordoñez, se salvó y logró contar la historia.

El pasado 4 de septiembre, hacia las 9 de la noche, Luis Freddy Orozco Figueredo director de la obra ” Colegio de la Bici”, salió de su lugar de trabajo ubicado en la carrera 81 a con 58 J en el barrio Rivera 2.

Entró a una tienda. Justo en ese lugar estaban dos de sus hermanos quienes intentaban convencer a dos patrulleros que ellos no estaban tomando alcohol en el espacio público.

Los argumentos no convencieron a los uniformados quienes le impusieron un comparendo. Uno de los hermanos Orozco en tono aireado reclamó a uno de los policías por lo que a su juicio era un comparendo, “injustificado y arbitrario”.

Entonces, Luis Freddy, sacó su celular y empezó a grabar lo ocurrido. En ese momento, los uniformados, según las versiones de las víctimas y testigos, empezaron a agredir a los hermanos Orozco, incluso a uno de ellos que presentaba una discapacidad física.

 

.
CAI del barrio Antonia Santos


La discusión y las agresiones llegaron a un punto de no retorno. Uno de los patrulleros desenfundó su arma y disparó al aire. Después del disparo vino el silencio, gritos y las sirenas de otras patrullas.

El caos aumentó luego de que los patrulleros Mármol y Chaparro se percataran que Luis los estaba grabando. Se le abalanzaron para quitarle el móvil. Pero lo que desconocían los uniformados es que un residente del lugar ya había registrado en video todo lo que esa noche sucedió.

Los tres hermanos Orozco fueron subidos a una patrulla y trasladados hasta el CAI Antonia Santos. A Luis lo esposaron, y empezaron a agredirlo. Puños, patadas y golpes con su arma de dotación, el bolillo.

Solo pararon cuando vieron sangre que brotaba de la cabeza y la cara de Luis. Le arrojaron agua falda creyendo que frenaría la hemorragia, pero esto no sucedió.

Asustados subieron en una patrulla a Luis y lo llevaron a la Subred Integrada de Servicios de Salud Sur Occidente E.S.E. Lo ocurrido quedó registrado en el triage de la institución de salud, según la historia clínica conocida por la Agencia de Periodismo Investigativo, API.

 

Remote video URL
Videos de momentos de abuso policial


“Paciente de 30 años traído por la Policía Nacional, cuadrante número cuatro por presentar heridas en región frontal media y en la región frontón parietal izquierda de más o menos 5 centímetros de longitud por que se pasa a la sala de procedimientos para colocación de puntos de sutura”, se lee en el informe médico.

En la historia clínica se dejó consignado que el paciente informó que las heridas fueron producto de una agresión policial, “con objeto contundente (bolillo)”.

El Instituto Nacional de Medicina Legal realizó la valoración pero extrañamente se rehusó a entregar la incapacidad tanto a Orozco como a su abogado.

Luis Freddy se armó de valor, buscó un profesional del derecho y denunció a los patrulleros Christian Fernando Mármol Mayorga y Jhon Steve Chaparro Gutiérrez por los presuntos delitos de lesiones personales, privación ilegal de la libertad y abuso de autoridad.

Pruebas tienen de sobra, testimonios y tres videos en los que se observa que Luis Freddy jamás confrontó a los policías, no los agredió y ni siquiera tuvo contacto con ellos, su única acción fue grabar con su celular las agresiones en contra de sus hermanos.

 

.
Instituto Nacional de Medicina LegalBogotá.


Paradójicamente, seis días después de lo sucedió la ciudadanía se movilizó para protestar en contra de la barbarie policial por la muerte de Javier Ordoñez, uno de los CAI que quedó destrozado fue el Antonia Santos. 

Los manifestantes se agolparon a las afueras de este lugar para exigir justicia, sin saber qué días atrás un hombre había sido golpeado inclementemente solo por grabar la agresión por parte de día uniformados a sus dos hermanos, uno de ellos con discapacidad quienes fueron acusados al igual que Ordoñez de estar tomando bebidas embriagantes en el espacio público. 

Desde que se posesionó en el cargo hace un mes, el director de la Policía, general Jorge Luis Vargas, ha insistido a sus hombres en la necesidad de actuar conforme a la ley y cumplir a cabalidad los procedimientos establecidos, evitando los excesos contra los ciudadanos.  Esta vez, los uniformados fallaron, al tiempo que los hermanos Orozco piden que su caso no quede en la impunidad.  
 

Lea también:

 

 

 

 

.