Publicidad


Publicidad

Procuraduría y Defensoría piden acatar el fallo de la Corte que ordenó garantizar el derecho a la protesta pacífica

Por Tania M Quiroga Páez. | Mié, 23/09/2020 - 21:45

El procurador General, Fernando Carrillo aseguró que cualquier desconocimiento de las órdenes puede representar un desacato. Mientras que, el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo anunció acciones para apoyar el fallo de la Corte.

Corte suprema

 

El procurador General, Fernando Carrillo le hizo un llamado a todas las entidades del Estado para cumplir el fallo de la Corte Suprema que ordena garantizar las protestas pacíficas en el país y suspender el uso de la escopeta calibre 12 al Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad).

Por su parte, el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo, anunció que tomará decisiones para cumplir el fallo de la Corte Suprema de Justicia que ordena medidas para garantizar que las protestas sean pacíficas en Colombia. 

El jefe de la Defensoría indicó: “las decisiones de la justicia deben acatarse así no se compartan porque esa es la base de un estado social de Derecho”. 

Aseguró que la Procuraduría va a acatar con las órdenes emitidas por la Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de Justicia. “Vamos a convocar a una mesa de trabajo para expedir protocolos y directrices que exige la Corte Suprema de Justicia atribuibles a la Procuraduría”, manifestó Carrillo.

Cabe recordar que la Corte Suprema le ordenó al Ministro de Defensa que realice un acto de perdón público por la violencia presentada en las protestas del paro nacional del año pasado. De igual menara, ordenó suspender el uso de las escopetas del Esmad y crear una ley estatutaria para que regule la protesta y limite el uso de la Fuerza Pública. 

Tras conocer la decisión, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, llevó la contraria asegurando que “la Fuerza Pública, en particular el ESMAD, no incurren en excesos” y por lo tanto no ha acatado la orden de la Corte. 

Por su parte, la Corte en su sentencia cuando señaló que el Esmad “no es capaz de garantizar el orden sin violar las libertades y los derechos de los ciudadanos a disentir, pues tampoco hace un uso adecuado de las armas de dotación asignadas”.