Publicidad


Publicidad

Bogotá: donde más tiempo se gasta en trancones en América del Sur

La capital del país es la peor en el tráfico de toda la región con un promedio de 51,97 minutos en un trancón.

Trancón en Bogotá
Por LeidyHernandez | Mar, 21/09/2021 - 09:32 Créditos: Referencia

Bogotá es la ciudad de América del Sur con más problemas de tráfico. Lidera la lista de las ciudades donde más tiempo se gasta en trancones y la sigue Sao Paulo y Río de Janeiro. Según la base de datos mundial Numbeo, en la capital se puede tardar en promedio 51,97 minutos en un trancón.

El denso tráfico de la capital la llevó a liderar el listado y es seguida por Sao Paulo donde se estima un tiempo de 50,59 minutos en el tráfico. Dentro del top cinco se encuentran las siguientes ciudades:

  1. Colombia con un promedio de 51,97 minutos
  2. Río de Janeiro, Brasil con 51,40 minutos
  3. Sao Paulo, Brasil con 50,59 minutos
  4. Lima, Perú con 50,04 minutos
  5. Buenos Aries, Argentina con 48,15 minutos
medellintrancon
Trancón en Medellín, Antioquia / Robinson Sáenz

 

Cabe destacar que en Bogotá, donde más tiempo se gasta en trancones, éstos cuestan $43.800 millones diarios a cada ciudadano. Incluso, además de la capital, Medellín, en Antioquia también entra en la lista de las diez ciudades donde más tiempo se pierde en los trancones.

La capital antioqueña ocupó el noveno lugar con un estimado de 39,18 minutos para transportarse de un punto a otro.

Por otro lado, sobre la insatisfacción debido a los largos tiempos de viaje. Se encontró que la insatisfacción aumenta exponencialmente con cada minuto después de que el tiempo de viaje de ida es superior a 25 minutos y también Bogotá lidera este ránking, seguida de Río de Janeiro y Sao Paulo.

Frente a los resultados de Numbeo, el vicerrector Administrativo de la Universidad de los Andes, Eduardo Behrentz, manifestó que la pandemia expulsó a muchas personas hacia la bicicleta, pero también las impulsó hacia la moto y el carro.

“Esto significa que además de la percepción de inseguridad e incomodidad en el transporte público, se suma la probabilidad de contagio, y hasta que no se derroten estas percepciones será difícil la disminución de la congestión”, expuso.

Lea también