Pasar al contenido principal

La influencia de los foros de Internet en el suicidio de Callie Lewis

Jue, 13/02/2020 - 22:00

Callie Lewis, una joven amante de los animales que fue diagnosticada con el síndrome de Asperger a temprana edad, decidió quitarse la vida a los 24 años. Debido al trastorno que padecía solía tener problemas de depresión crónica y pensamientos suicidas, que Internet le ayudó a materializar.

Tan solo un mes antes de su muerte, Callie empezó a interactuar con desconocidos a través de diferentes foros online sobre suicidio. En una publicación contó a los demás usuarios sus intentos fallidos de acabar con su vida, mientras que en otra, pidió consejos para ocultar a los médicos sus intenciones de suicidarse.

Poco tiempo después de integrarse a la comunidad virtual, la joven descubrió un nuevo método para quitarse la vida, incluso, llegó a comprar un “kit de suicidio”. Callie Lewis se alejó de su madre para ir a un lugar ubicado a al menos 400 kilómetros de distancia, donde permaneció días antes de suicidarse.

Luego de cortar todo tipo de comunicación con su familia, las últimas personas con las que la joven tuvo contacto fueron usuarios del foro, quienes la animaron a quitarse la vida a través de frases como "Buena suerte, te deseamos un viaje rápido" y “Que encuentres la paz, amiga”.

La madre de Callie pidió ayuda a las autoridades, quienes notaron cerca de 13 días después que la joven estaba perdida y que durante ese tiempo se había suicidado. Ante la situación pidieron disculpas a la familia y aseguraron que “le fallaron a Callie” ya que no le brindaron la ayuda necesaria.

El gobierno británico se ha pronunciado sobre la promoción online del suicidio y ha formado una alianza con los Samaritanos, una organización dedicada a “enterrar” páginas como las que Callie visitó antes de morir y así hacerlas más difíciles de encontrar en los buscadores.