Publicidad


Publicidad

Está vivo el sicario de Álvaro Gómez: Piedad Córdoba

Según la exsenadora Piedad Córdoba, el sicario de Álvaro Gómez está vivo y El Tiempo obtuvo la declaración donde se asegura que el homicida fue hasta su casa y le confesó el magnicidio.

Por LeidyHernandez | Sáb, 03/04/2021 - 09:05

Según la exsenadora Piedad Córdoba, el sicario de Álvaro Gómez está vivo y El Tiempo obtuvo la declaración donde se asegura que el homicida fue hasta su casa y le confesó el magnicidio.

Por medio de la Unidad Investigativa de El Tiempo se conocieron los detalles de lo que Piedad Córdoba conoce sobre el homicidio del dirigente conservador Álvaro Gómez Hurtado a la Justicia Especial para la Paz (JEP). La exsenadora aseguró que el asesino seguía vivo.

“A mí ‘Carlos Lozada’ me quiere matar por esto, pero vamos a ver quién se va primero si él o yo”, le dijo el supuesto sicario a Córdoba en una reunión que sostuvieron a finales del 2020. “Yo hablé con el tipo que le disparó, por ahí hace dos meses (...) Le insistí muchísimo que dijera la verdad, que hablara con la JEP”, aseguró.

El supuesto homicida le dijo que él se había salvado de la masacre de Mondoñedo, en la que se señala que ultimaron a los guerrilleros que participaron en el magnicidio, para después desmovilizarse de ese extinto grupo armado ilegal. “Con un amigo común, muy amigo mío (...) Fue como en noviembre (...) Como me dijeron que habían sido de las Farc, pues yo lo recibí”, explicó.

“Se encontraban, el 2 de noviembre de 1995, el ‘Mono Jojoy’ y Julián Gallo, conocido como ‘Carlos Lozada’, comandante de la Red Urbana Antonio Nariño en Bogotá (...) Al conocerse la noticia del asesinato de Gómez, ‘Jojoy’ felicitó a Lozada porque la unidad que él comandaba había dirigido la acción y se dispusieron a informarle, a través de la radista, a ‘Manuel Marulanda”, aseguró la exsenadora en la JEP.

“Invocando mi condición de periodista y pidiéndome la protección de la fuente, me plantearon que ellos sabían la verdad sobre la muerte de Gómez Hurtado (...) No puedo dar fe de su identidad ni me correspondía verificarlo en ese momento. Parecían tener más de 50 años y, al parecer, no vivían en Medellín ni tenían acento antioqueño”, afirmó Córdoba.