Publicidad


Publicidad

Destituidos e inhabilitados miembros del Ejército por la muerte de Dimar Torres

La Procuraduría dio a conocer la destitución e inhabilidad de miembros del Ejército por la muerte de Dimar Torres.

Por LeidyHernandez | Lun, 19/04/2021 - 08:17

Dentro de los sancionados se encuentra el entonces comandante del Batallón de Operaciones Terrestres No. 11 del Ejército Nacional, Jorge Armando Pérez Amézquita. Le fue destituido e inhabilitado por 20 años por ser determinador, provocador e instigador de la muerte de Torres Arévalo.  

Además, el cabo segundo Daniel Eduardo Gómez Robledo fue destituido e inhabilitado por 14 años al encontrar que fue el autor material del crimen, y por 12 años a los soldados profesionales adscritos a la Compañía Alabarda Cuatro del Batallón de Operaciones Terrestres No. 11 de la Sección Dos, Cristian David Casimilas Pulido, y de la Sección Uno, William Andrés Alarcón Castrillón y Yorman Alexánder Buriticá Duarte, como cómplices de la conducta delictiva.  

Según la Procuraduría, Torres Arévalo era una persona que se había integrado a la vida civil y desarrollaba labores de agricultura en el lugar donde era natural y vivía con su familia por lo que “ostentaba la calidad de civil y de persona protegida por los tratados y convenios internacionales sobre Derecho Internacional Humanitario”.

Así, los disciplinados “no cumplieron su deber funcional de proteger a todas las personas residentes en Colombia, en su vida, honra, bienes, creencias, derechos y libertades, especialmente a Dimar Torres Arévalo. No cumplieron su deber de proporcionar seguridad a la población civil”.

 

Cabe recordar que Torres era un desmovilizado de las Farc y se dedicaba a cultivar, además ejerció como dirigente comunal de Convención, en Santander. Estuvo cinco años en prisión por el delito de rebelión, consiguió su libertad condicional gracias a la amnistía otorgada en el marco del Acuerdo de Paz con las Farc.

Sin embargo, Torres fue asesinado el 22 de abril de 2019 en la vereda Campoalegre en Convención, Norte de Santander. Su cuerpo fue encontrado en un hoyo cavado en el sitio, después de que habitantes de la zona escucharon disparos. Ante los hechos, el entonces ministro de Defensa, Guillermo Botero, expresó que Torres había muerto en medio de un forcejeo con los miembro del Ejército, versión desmentida tras conocerse que el exguerrillero fue asesinado con cuatro disparos de fusil.

Por eso, ante la muerte del reincorporado, su hermana Yaneth Torres manifestó:

”Mi hermano fue un buen hijo, un buen tío y un buen amigo. La muerte de él nos tiene con mucha tristeza, porque él nunca recibió amenazas, ni tampoco tenía conflictos con nadie. Era una persona tranquila, quien se dedicó a prosperar en su tierra; que se preocupaba por el bienestar de mis padres y su mujer”.

Un factor, vinculado con una condición de discapacidad en sus pies, que limitaba su movilidad, desmintió el presunto forcejeo de Torres con los efectivos militares.

“Lo que se intentó hacer en un primer momento fue ocultar la muerte de mi hermano, pero la comunidad lo impidió (…) Nosotros estamos prestos a acudir a todas las instancias posibles para que este asesinato no quede en la impunidad.

Lea también: