Publicidad


Publicidad

"Compramos 1.150 comentarios, 9.690 likes, 323.202 visualizaciones y 3.726 compartidos", importantes resultados de informe sobre manipulación en Internet

Por LeidyHernandez | Mar, 22/12/2020 - 12:51

El  informe titulado "Cómo las redes sociales fracasan al combatir el comportamiento inauténtico online",  realizado por investigadores del NATO StratCom CoE, un centro acreditado por la OTAN con sede en Letonia, dio resultados importantes sobre la manipulación en Internet.

Manipulación

 

El estudio que se dio desde Twitter hasta TikTok dejaron en evidencia detalles sobre la industria de la manipulación. Pues las plataformas son como un escaparate de un puesto en el mercado donde el cliente llega y pide unas decenas de miles de me gusta en Instagram, unos cientos de comentarios en YouTube, unos miles de votos en una encuesta de Twitter o unos miles de seguidores en TikTok, según relata El País.

El centro acreditado y financiado por varios países miembros, permitieron conocer los resultados sobre la manipulación en Internet por medio 39 publicaciones creadas entre septiembre y octubre en YouTube, Facebook, TikTok, Twitter e Instagram.

“Con 300 euros compramos 1.150 comentarios, 9.690 likes, 323.202 visualizaciones y 3.726 compartidos en Facebook, Instagram, YouTube, Twitter y TikTok, 337.768 en total”. Por un lado, en 2019 observaron el funcionamiento de las webs que venden la manipulación y este año se centraron en cómo reaccionan las grandes redes.

Como resultado se encontró que queda mucho por mejorar, aunque no todas las redes sacan la misma nota. “A pesar de las mejoras significativas de algunas redes, ninguna de las cinco plataformas hace suficiente para prevenir la manipulación de sus servicios”, dice el informe.

“El mercado de la manipulación sigue funcionando y la mayoría de pedidos son atendidos de manera puntual y precisa. La manipulación en redes sigue estando ampliamente disponible, es barata, es eficiente y continúa siendo empleada por antagonistas o aguafiestas que intentan influir en elecciones, polarizar la opinión pública, apartar legítimas discusiones políticas y manipular intereses comerciales online”, se lee en el informe.

“No hay datos fuera de las empresas de redes sociales para evaluar cuánto contenido inauténtico hay”, dice Jānis Sārts, director del NATO StratCom CoE. “Nuestra estimación es que hay una cantidad razonable, en algunos casos y lugares hay muy poca pero en otros puede llegar a ser significativa”, añade.

Una de sus peores consecuencias es el peso que tiene en lo que vemos: los posts o vídeos con muchas interacciones alcanzan a más gente. Aunque las interacciones sean falsas, ver que algo ha tenido miles de clics equivale a impacto. La viralidad se puede comprar. Y los tutoriales para hacerlo están colgados en YouTube. “Es como si las instrucciones para robar el banco estuvieran en el tablón de la entrada al banco”, dice Sebastian Bay, uno de los autores del informe.

Con información de El País