Pasar al contenido principal

La historia del narcotraficante que delató al exfutbolista ‘Chicho’ Serna

Trabajó para cuatro carteles de la droga. Sobornó y reclutó a un agente de Estados Unidos. Mencionado en Odebrecht, lavó dinero en Argentina, allí se relacionó con Mauricio Serna y ahora lo incrimina ante la justicia.

Agencia Period… Mar, 09/06/2020 - 09:28

Pocos personajes del mundo del narcotráfico tan complejos y particulares como José Bayron Piedrahíta Ceballos. Con probados nexos por parte de la justicia de Estados Unidos trabajó con cuatro carteles de la droga en Colombia.

Mimetizado como empresario, en negocios de ganadería e inmobiliarios en el país y el exterior,  está relacionado por gestiones con el detenido exsenador Otto Bula, uno de los cerebros de la operación de pagos ilegales de la multinacional brasilera Odebrecht.

A ello se suma su habilidad para coptar a su organización,  a agentes de la justicia de Estados Unidos que por años le seguían la pista. Y ni que decir, de su paso por uno de sus destinos favoritos, Argentina, desde más de dos década.

Allí, se relacionó con María Victoria Henao, viuda de Pablo Escobar y su hijo Juan Pablo, mimetizó más de tres millones de dólares. Según la justicia de ese país, mediante negocios inmobiliarios en donde contaminó a Mauricio Serna, otrora figura de Atlético Nacional, Boca Juniors y la Selección Colombia de fútbol.

Hoy, el futuro judicial de Serna depende de Piedrahíta Ceballos. El exfutbolista debe responder en juicio por lavado de activos, al tiempo que el narcotraficante Piedrahíta, condenado y en una prisión en Estados Unidos, afirmó que el exdeportista tenía pleno conocimiento del origen del dinero que lavó en varios negocios en Buenos Aires.  Todo a cambio de una rebaja de pena.

Maria Victoria E hijo

 

Un señalamiento que rechazó tajantemente Mariana Barbitta, abogada de Serna en Argentina, quien dijo que no es testaferro, al tiempo que pidió la nulidad del proceso porque en la indagatoria que presentó en el año 2018 en ese país, las autoridades no le informaron que era un presunto testaferro.

Los ritmos en la vida criminal de Piedrahíta han sido frenéticos.  Estuvo en el Ejército y en 1983 llegó hasta el grado de subteniente. Fue director de un colegio militar. Después ejerció la actividad ferretera en Medellín.

De allí se mudó al Valle del Cauca para continuar con la ganadería. Luego a sembrar café y retornó al Bajo Cauca a retomar el levante de reses. Desde entonces lo empezaron a llamar el patrón de Caucasia, en Antioquia.

Extendió sus negocios a Panamá y Argentina. Un terrateniente que amplió sus tentáculos a varias organizaciones del narcotráfico.   Tuvo nexos con los hermanos Ochoa, del extinto Cartel de Medellín.

Posteriormente, apareció vinculado al Cartel de Cali. De allí migró al Cartel del Norte del Valle y en años recientes se conectó  con la Oficina de Envigado.

Miguel y Gilberto

 

También le vendió ganado y una hacienda a una sociedad familiar del detenido exsenador Otto Bula, punta de lanza  de la multinacional Odebrecht para entregar sobornos a congresistas, por lo cual, él y otros andan en prisión.

Pero todo llegó a su fin cuando Piedrahíta fue capturado en Caucasia a finales de septiembre de 2017, pedido en extradición y enviado a Estados Unidos, el 10 de mayo de 2019. Allí reiteró su conexión con los Escobar y Chicho Serna.

Según la DEA, lavó dineros en Argentina con el inversionista Mateo Corvo, quien fue a prisión junto a  otras cinco personas en ese país.

Con otra particularidad, se evidenció el modus operandi de Piedrahíta para torcer a la justicia de Estados Unidos. En concreto, a Christopher Ciccione, un agente especial que lo investigaba.

A través de citas en lujosos hoteles de Bogotá, fiestas, alcohol y mujeres, el funcionario judicial americano sucumbió y, según la acusación en su contra, utilizó su posición oficial para influir en los funcionarios dentro del Departamento de Estado en favor de Piedrahíta.

Otto Bula

 

Ciccione era un agente especial del Homeland Security Investigations (HSI), una subagencia adscrita al Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, (DHS), que tiene detectives responsables de investigar los delitos relacionados con inmigración, narcotráfico o financieros, entre otros. Con sede en Miami, el agente llegó en 2001 con amplio acceso confidencial a todas las instancias federales de justicia.

Luego de varias misiones exitosas, a Ciccione le fue asignada una en particular, que lo cambiaría para siempre. Investigar a José Bayron Piedrahíta Ceballos, a quien la justicia de Estados Unidos le venía siguiendo la pista años atrás. De hecho, el 20 de junio de 1996 fue acusado de participar en el Cartel de Cali y era fugitivo, por indagaciones que se iniciaron desde 1991.

Con múltiples viajes a Colombia y contactos con fuentes del mundo de la mafia, Ciccione mordió la carnada. Juan Carlos Velasco, amigo de Piedrahíta, se ganó la confianza del agente federal, le entregó información errada y la amistad se hizo más íntima.

Vendría entonces el canje. Recibimientos, encuentros sociales, sexuales, y sobornos a cambio de ayuda ante las autoridades de Estados Unidos por parte del agente Ciccione.

Corte S EEUU

 

La investigación dio cuenta que existían 141 pistas de investigación para probar que efectivamente José Bayron Piedrahíta Ceballos tenía nexos con el narcotráfico. Pero poco a poco el funcionario federal hábilmente las fue desestimando y convenciendo a sus superiores de que no había cómo vincularlo.

Entre 2010 y 2011 Ciccione enviaba todo tipo de informaciones desechando pruebas. Interceptaciones legales, correos electrónicos y documentos recopilados mediante operaciones conjuntas entre la Fiscalía en Colombia y la DEA demostraron que trabajaba para favorecer a Piedrahíta. Falsificaba los registros oficiales, mentía a sus supervisores y lo propio hacía con la Oficina del Fiscal de Estados Unidos.

Algunos de los reportes de Ciccione, enviados a los diversos organismos de justicia, decían: “La cooperación de Piedrahíta no tenía ningún valor real”, “era un exsospechoso de una investigación cerrada”, “Ciccione iba a ser transferido, pero quería ayudar a Piedrahíta con su estatus y estaba temeroso porque había demasiadas ranas”.

Otros reportes señalaban,  “nunca se identificó positivamente y las órdenes de detención no se emitieron”, “no se encontraron registros de actividades criminales en base de datos de Piedrahíta”, “no lo pude identificar a él y a otros para obtener las órdenes de arresto”. Incluso con ello el juez William Hoeveler desestimó los cargos contra 18 acusados, entre ellos Piedrahíta, quien  hasta les ayudó a tramitar visas y otros documentos.

En contraprestación el agente estadounidense recibió beneficios. Entre otros, le fue enviado un catálogo de prepagos. Llegó a Colombia y durante cuatro días se alojó con mujeres en el prestigioso Hotel Marriot de Bogotá.

Corte S Argentina

 

Hubo invitados, alcohol y cena. Asistieron un coronel, un cantante pop y otras mujeres. También le depositaron un soborno de US$17.700 en efectivo. Con ello, el agente compró parte de un Jeep en Estados Unidos, alquiló un camión y hasta pagó tarjetas de crédito.

Pero la fiesta se acabó. Las investigaciones avanzaron y  cayeron los tres: el agente Ciccione, el narcotraficante José Bayron Piedrahíta y el intermediario, Juan Carlos Velasco. La justicia los acusó de seis cargos.

Ahora, el turno es para Mauricio “Chicho” Serna, quien deberá demostrar ante la justicia en Argentina que los señalamientos de Piedrahíta son sólo una mala jugada.

Más Narcotráfico

Hora de extradición del exfutbolista Jhon Viáfara

Agencia Period… Mar, 11/06/2019 - 21:42

Acaba de llegar a Colombia, la comunicación oficial de la justicia de Estados Unidos a la Corte Suprema, solicitando formalmente el envío del deportista a ese país, para que responda por narcotráfico ante el Distrito Este de Texas. Magistrado tramita la petición que debe enviar al presidente Iván Duque, con su concepto favorable.

Agencia Period… Mar, 11/06/2019 - 21:42

Los beneficios a ‘Martín Bala’, un narco consentido de la justicia

Norbey Quevedo Vie, 24/05/2019 - 21:16

Permaneció en el anonimato durante varios años. Fue condenado por falsedad en documento público, pero en realidad se trata de un capo del narcotráfico. Recibió diversos beneficios procesales. Autoridades de inteligencia sabían de quien se trataba pero la justicia no actuó a tiempo. De lo contrario, se hubiese evitado una ola de asesinatos en el departamento del Valle, de los cuales se le señala.

Norbey Quevedo Vie, 24/05/2019 - 21:16

Último round que pierden un general y su esposa aliados del narcotráfico

Agencia Period… Vie, 03/05/2019 - 11:24

En un caso sin antecedentes porque vinculó a un general de la Policía, su esposa y negocios con la mafia, Flavio Buitrago y Elba Pulido, acaban de perder su batalla ante la justicia. Corte Suprema inadmitió su caso y se ratifica la condena por enriquecimiento ilícito de particulares y lavado de activos.

Agencia Period… Vie, 03/05/2019 - 11:24

Donación de inmuebles para combatir el microtráfico en Colombia

Agencia Period… Jue, 28/03/2019 - 08:37

Con un creciente consumo interno y bandas dedicadas a expandir el tráfico de drogas a nivel nacional, surge una iniciativa que pretende contribuir a romper las estructuras criminales del negocio. Quienes delaten a los microtraficantes a través de las 60.000 juntas de acción comunal que existen en el país reciban bienes objeto de extinción de dominio por su colaboración.

Agencia Period… Jue, 28/03/2019 - 08:37

Narcos invisibles en la mira

Agencia Period… Mar, 15/01/2019 - 14:59

Con un perfil discreto y bajo el supuesto que tienen mimetizadas sus acciones en el negocio del narcotráfico, están bajo la lupa de las autoridades seis personas. A este grupo lo han denominado narcos invisibles. Un segundo colectivo es señalado como capos residuales. El seguimiento a sus actividades es clave en la nueva estrategia que comienza a funcionar para reducir la producción, comercialización y lavado.

Agencia Period… Mar, 15/01/2019 - 14:59

Las entregas controladas de cocaína

Norbey Quevedo Sáb, 01/12/2018 - 19:00

Desde el año pasado, se ha incrementado el uso de agentes encubiertos en la lucha contra el narcotráfico en Colombia. Bajo el sistema denominado entregas controladas de droga se vienen desarticulando organizaciones criminales en el país y en el exterior. Es el mecanismo del momento y hace parte de la incautación de cerca de 800 toneladas de droga en los últimos meses. Un mecanismo que se reguló desde el año 2004 pero que se reactivó en los últimos dos años.

Norbey Quevedo Sáb, 01/12/2018 - 19:00

Inundados de coca por narcos invisibles en Colombia

Norbey Quevedo Mié, 17/10/2018 - 00:06

La encrucijada en la que se encuentra el país por cuenta del narcotráfico parece no encontrar solución. Un documento confidencial advirtió hace dos años lo que hoy estamos padeciendo. Fiscalía replantea la lucha contra las drogas y busca atacar el problema de raíz

Norbey Quevedo Mié, 17/10/2018 - 00:06

La desbandada de los narcos mexicanos hacia Colombia

Agencia Period… Mié, 17/10/2018 - 00:05

Mientras el nuevo presidente de México anuncia que quiere legalizar el consumo de drogas en su país, Colombia recibe a los narcotraficantes mexicanos que manejan el negocio. A cambio, en este país la política antidrogas es opuesta y arremete contra los consumidores, al igual que en Estados Unidos. Posiciones que constituyen una encrucijada para la solución del problema

Agencia Period… Mié, 17/10/2018 - 00:05

España, la puerta europea de la cocaína colombiana

Agencia Period… Mié, 17/10/2018 - 00:03

España se consolida como centro de las operaciones del narcotráfico en Europa. El crecimiento del negocio y la ausencia de controles efectivos por parte de las autoridades han generado voces que ya piden que se piense en la despenalización de las drogas.

Agencia Period… Mié, 17/10/2018 - 00:03