Pasar al contenido principal

Las gambetas políticas de Diego Maradona

Carencias económicas de su infancia lo llevaron al fútbol y trazaron su postura de izquierda. Ante la desigualdad y la pobreza cuestionó a la iglesia, al presidente de Estados Unidos y a otros gobiernos. Amigo de mandatarios latinoaméricanos.

Por Agencia Periodismo Investigativo | Jue, 26/11/2020 - 10:59

Lo dijo el escritor uruguayo, Eduardo Galeano. Diego Armando Maradona “fue adorado no sólo por sus prodigiosos malabarismos sino también porque era un dios sucio, pecador, el más humano de los dioses”.

Y así era el diez. Una leyenda con la redonda, pero también un revolucionario, un contestatario por convicción. De odios y amores en la política de Latinoamérica y el mundo.

En su hombro derecho llevaba tatuada la imagen de Ernesto el Che Guevara y en su zurda prodigiosa, la mágica con la que anotó 345 goles, la imagen de su gran amigo, el líder cubano Fidel Castro. 

Maradona con Fidel Castro
Diego Armando Maradona falleció el mismo día en que murió Fidel Castro.

 

El genio que nació en uno de los barrios más humildes de Buenos Aires, Villa Fiorito, nunca calló nada. Siempre recordó que allí no había servicios públicos y a veces se comía y a veces no.

Al llegar al máximo de su fama y cuando, en palabras de Galeano, “dio resonancia mundial a las preguntas incómodas al poder”, alzó su voz.

Un año después de ganar el mundial de 1986, visitó en el Vaticano al Papa Juan Pablo II, era la época dorada del Nápoles, su matrimonio con Claudia Villafañe y sus gambetas celestiales.

Maradona con Papa Francisco
Las visitas de Maradona al Papa Francisco en el Vaticano se dieron en 2014, 2015 y 2016.

 

Pero decidió ponerle punto final a su relación con la Iglesia Católica. “Vive en un lugar con techos de oro, mientras tanta gente pasa hambre, y después va y besa la tierra de los países pobres”, refiriéndose al Sumo Pontifice. La iglesia le respondió.

En el año 2001, en el Palacio de la Revolución en Cuba, se descubrió su zurda ante el dictador cubano para enseñarle que se había tatuado su rostro. Así, como en un espejo, Fidel Castro, vio en la pierna mágica del dios terrenal, su rostro.

Maradona contra Bush
Maradona se muestra contra George Bush por bombardeo de Estados Unidos.

 

Años después, en una visita a Calcuta, en la India, luego de un bombardeo en el que murieran 188 personas,  llamó asesino al presidente de Estados Unidos, George Bush. En adelante, fue amigo de casi todos los líderes de izquierda de Latinoamérica. 

Públicamente mostró su simpatía por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, su sucesor Nicolas Maduro, así como Evo Morales de Bolivia, el presidente Daniel Ortega de Nicaragua y Pepe Mujica de Uruguay. En el país no dudó en posar al lado del líder de la Colombia Humana, Gustavo Petro.

Precisamente, su más reciente gestión fue con Maduro con quien hablaba con frecuencia e intentaba llevar alimentos a la Venezuela en crisis. 

Maradona con figuras políticas
Diego Armando Maradona con dirigentes políticos de izquierda.

 

Con la iglesia se reconcilió cuando fue designado el Papa Francisco.“Desde ahora en adelante soy el capitán del equipo de Francisco, dijo. Y cómo en una de sus mejores jugadas, el diez murió el mismo día, en que en el año 2016, lo hizo Fidel Castro, un 25 de noviembre. 

Roberto Fontanarrosa, el escritor rosarino resumió a Maradona en una frase, “no me importa lo que hizo con su vida, me importa lo que hizo con la mia”.

Escribanos